Aprende a decir No

 

¿Quién ha cedido a costa de su voluntad y deseo ante la presión social? Tranquilo, ya puedes bajar la mano y dejar de sentirte culpable, porque es más común de lo que crees. Pero ya es hora de que, como todo aquello que es obsoleto, esta actitud también sea desechada.

Decir que sí a cosas que realmente no deseas hacer es una actitud que te cerrará muchos caminos en el mundo de los negocios. Para empezar, porque para saber negociar hay que saber persuadir. Así que debes asegurarte de no terminar siendo el persuadido.

 

Pero ¿cómo lograr esto?

Podemos empezar con personas a quienes les tengamos más confianza y en aspectos ligeros. Por ejemplo, si tu pareja te pregunta si quieres ir a dar un paseo y hoy no te sientes de ánimos para salir, esta podría ser la oportunidad perfecta para poner en práctica este ejercicio. De forma sincera, pero sutil, debes expresarle tu deseo de quedarte en casa.

Practica en el espejo la respuesta que darías ante un escenario específico. Por ejemplo, podrías imaginarte cómo le dices a tu jefe o a un socio que no deseas realizar un negocio, o cómo no eres capaz de realizar una actividad determinada.

 

Beneficios de aprender a decir que no

Aprender a decir que no te abrirá muchas puertas, pero también puede cerrar muchas otras que quizás eran innecesarias. Te regresará mucho tiempo que seguramente solías perder en actividades que no querías o no podías hacer, y te ayudará a desarrollar un carácter mucho más fuerte.

Todo esto te será muy útil en los negocios. Por ejemplo, podrás expresarle sin problemas a un posible comprador que no estás interesado en su oferta, o negarle un permiso a un empleado que no considerabas merecido.

Autor © 1 porciento en 15 segundos.

Citas Célebres

Videos

Audio

Comentarios